BLOG

Rondas de financiación: qué son y cómo funcionan

Las rondas de financiación son clave para las empresas que buscan crecer y expandirse. Implica que los inversores, que pueden ser holdings empresariales como Vannilo Holding,  ofrecen capital a cambio de una participación en la compañía. Sin embargo, el proceso es mucho más complejo de lo que parece.

Las empresas deben prepararse cuidadosamente para estas instancias, desde identificar los inversores adecuados hasta establecer los términos y condiciones correctas.  A continuación, explicaremos cómo funcionan las rondas de financiación y de qué forma las empresas pueden utilizarlas si quieren impulsar su crecimiento

¿Qué es una ronda de financiación?

Las rondas de financiación son procesos en los que una empresa busca captar capital de inversores externos a cambio de una participación accionarial o de otro tipo de contraprestación. El objetivo de las rondas de financiación es obtener recursos económicos para desarrollar el negocio, expandirse, innovar o consolidarse en el mercado.

Si bien son habituales en las compañías de nueva creación o startups, las empresas pueden realizarlas a lo largo de su ciclo de vida para obtener financiamiento. Todo este proceso dependerá de las características de tu modelo de negocio.

Durante una ronda de financiación, la empresa y los inversores negocian los términos y condiciones del acuerdo. Estos incluyen:

    • La valoración de la empresa
    • La cantidad de capital a invertir
    • El tipo de instrumentos de inversión utilizados
    • El porcentaje de participación que se otorga a los inversores.

¿Cómo funcionan las rondas de financiación?

Las rondas de financiación se suelen realizar de forma secuencial, es decir, una tras otra, a medida que la empresa va creciendo y necesita más capital. Cada ronda de financiación implica una valoración de la empresa, que determina el precio de sus acciones y el porcentaje de participación que se ofrece a los inversores. A mayor valoración, mayor será el valor de la empresa y menor será el porcentaje que se cede a los inversores. 

El proceso implica una negociación entre la empresa y los inversores, en la que se establecen las condiciones de la inversión, como el tipo de acciones, los derechos, las obligaciones, las garantías, las cláusulas de salida, etc. Estas condiciones pueden variar según el tipo de inversor, el grado de madurez de la empresa y el nivel de riesgo de la inversión.

Las rondas de financiación se suelen formalizar mediante un contrato de inversión, que recoge todos los aspectos acordados entre las partes. Además, se suele realizar una ampliación de capital, que implica una modificación de los estatutos sociales de la empresa y una inscripción en el registro mercantil.

Paso a paso: cómo hacer una ronda de financiación

Para hacer una ronda de financiación, es necesario seguir una serie de pasos que te ayudarán a preparar tu empresa, a buscar inversores adecuados y a cerrar el acuerdo. Estos son los pasos principales:

1. Define tu necesidad de financiación

Analiza tu situación financiera, tus objetivos, tu plan de negocio y tu proyección de ingresos y gastos. Calcula cuánto dinero necesitas, con qué fin y cuándo lo necesitas. Así podrás determinar el tipo y el momento de la ronda de financiación que más te conviene.

2. Valora tu empresa

Realiza una valoración de tu empresa, teniendo en cuenta tanto los aspectos financieros como los no financieros, como el equipo, el producto, el mercado, la competencia, etc. Puedes utilizar diferentes métodos de valoración, como el descuento de flujos de caja, el múltiplo de ventas o el valor de los activos. 

La valoración de tu empresa te servirá para fijar el precio de tus acciones y el porcentaje de participación que ofreces a los inversores. Si quieres indagar sobre este tema, te recomendamos que leas nuestro artículo de Cómo valorar una empresa

3. Prepara tu documentación

Elabora un pitch deck o un dossier que resuma los siguientes puntos de tu proyecto:

  •  
    • Propuesta de valor
    • Modelo de negocio
    • Equipo
    • Mercado
    • Competencia
    • Tracción
    • Estrategia de crecimiento
    • Necesidad de financiación
    • Valoración
    • y plan financiero. 

La finalidad de este dossier es presentar tu empresa a los inversores y generar interés. También prepara otros documentos que puedan ser requeridos por los inversores, como el plan de negocio completo, el balance, la cuenta de resultados y el flujo de caja.

4. Busca inversores

Identifica y contacta con los inversores que puedan estar interesados en tu proyecto y que se ajusten al tipo y al momento de la ronda de financiación que buscas. Si no sabes cómo encontrar inversores para tu proyecto, puedes recurrir a diferentes fuentes de financiación, como familiares y amigos, business angels, aceleradoras, incubadoras, fondos de capital riesgo, crowdfunding, entre otras. 

Crea una base de datos de inversores potenciales y envíales tu dossier o tu pitch deck, junto con un mensaje personalizado que explique por qué crees que pueden estar interesados en tu proyecto. 

5. Haz tu pitch

Concerta reuniones o presentaciones con los inversores que hayan mostrado interés en tu proyecto y haz tu pitch. Explica tu proyecto de forma clara, concisa y convincente, resaltando los aspectos más relevantes y diferenciadores. Responde a las preguntas y objeciones de los inversores, demostrando tu conocimiento del mercado y tu capacidad de gestión. Intenta generar confianza y empatía con los inversores, y crea una relación de seguimiento con ellos.

6. Negocia el acuerdo

Selecciona a los inversores que te hayan hecho una oferta de inversión y negocia las condiciones del acuerdo. Ten en cuenta no solo el importe y la valoración, sino también el tipo de acciones, los derechos, las obligaciones, las garantías y las cláusulas de salida. 

Busca un equilibrio entre tus intereses y los de los inversores, y no te dejes presionar por las condiciones que no te convengan. Si es necesario, buscar asesoramiento legal y financiero para revisar el contrato de inversión y evitar sorpresas o problemas futuros.

7. Formaliza el acuerdo

Una vez que hayas llegado a un acuerdo con los inversores, formaliza el contrato de inversión y la ampliación de capital. Para ello, deberás convocar una junta general de socios, aprobar la ampliación de capital, modificar los estatutos sociales, emitir las nuevas acciones, inscribir la ampliación en el registro mercantil y entregar las acciones a los inversores. También deberás cumplir con las obligaciones fiscales y contables derivadas de la operación.

Rondas de financiación startups

rondas de financiación

Las rondas de financiación de las startups suelen seguir una nomenclatura basada en letras, que indica el grado de madurez de la empresa y el tipo de inversor que participa en cada ronda. Estas son las principales rondas de financiación de las startups:

Ronda pre-semilla

Es la primera ronda de financiación de una startup, que se realiza antes de tener un producto mínimo viable (MVP) o de generar ingresos. Su propósito es obtener recursos para desarrollar el MVP, validar la idea de negocio y testear el mercado. El importe de esta ronda suele ser bajo, entre 10.000 y 100.000 euros, y los inversores suelen ser familiares, amigos, business angels o aceleradoras.

Ronda semilla

También conocida como seed round, es la segunda ronda de financiación de una startup, que se lleva a cabo una vez que el proyecto ya tiene un MVP, algunos clientes y cierta tracción. El objetivo de esta ronda es obtener recursos con el propósito de mejorar el producto, ampliar el equipo, aumentar la base de clientes y consolidar el modelo de negocio. El importe de esta ronda suele ser entre 100.000 y 1 millón de euros, y los inversores suelen ser business angels, aceleradoras, incubadoras o fondos de capital semilla.

Ronda A

Es la tercera ronda de financiación de una startup, que suele realizarse cuando ya tiene un producto validado, una base de clientes estable y unos ingresos recurrentes. El objetivo es obtener recursos que permitan escalar el negocio, expandirse a nuevos mercados, diversificar la oferta y aumentar la cuota de mercado. El importe de esta ronda es entre 1 y 10 millones de euros, y los inversores suelen ser fondos de capital riesgo, fondos de capital expansión o corporaciones.

Ronda B

Es la cuarta ronda de financiación de una startup, que se efectúa cuando ya tiene un negocio escalable, una presencia internacional y unos ingresos significativos. En esta instancia se busca obtener fondos para acelerar el crecimiento, adquirir otras empresas, mejorar la rentabilidad y prepararse para salir a bolsa. El importe suele ser entre 10 y 50 millones de euros, y los inversores suelen ser fondos de capital riesgo, fondos de capital expansión, fondos de capital privado o corporaciones.

Ronda C y posteriores

Son las rondas de financiación de una startup que se realizan cuando ya tiene un negocio consolidado, una posición de liderazgo y unos ingresos elevados. El objetivo de estas rondas es mantener el ritmo de crecimiento, diversificar las fuentes de ingresos, reforzar la marca y competir con los líderes del mercado. Aquí estamos hablando de importes superiores a 50 millones de euros, y los inversores suelen ser fondos de capital riesgo, fondos de capital privado, fondos soberanos o corporaciones.

Estas son las principales rondas de financiación de las startups, pero no son las únicas. Existen otras formas de financiación de startups, como las rondas puente, las rondas pre-IPO, las rondas de crowdfunding, las rondas de deuda, entre otras. Cada una de ellas tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y se adapta a diferentes necesidades y momentos de la empresa.

Las rondas de financiación son procesos clave para el desarrollo y el éxito de un proyecto. Sin embargo, no son fáciles de realizar, ya que requieren una buena preparación, una buena presentación, una buena negociación y una buena formalización. En Vannilo Holding, te acompañamos en todo el proceso de financiación, desde la idea hasta el cierre. Contacta con nosotros y te informaremos sin compromiso. 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Otros artículos