BLOG

Diferencias entre CAPEX y OPEX

Cuando se trata de inversiones empresariales, es fundamental conocer la diferencia entre CAPEX y OPEX. Ambos términos son críticos para comprender cómo una empresa gasta su dinero y cómo esa inversión se traduce en beneficios a largo plazo. Nosotros, como Holding empresarial, tenemos estos términos muy presentes. 

No obstante, estas dos formas de gastos empresariales tienen características distintas. Por eso, comprender estas diferencias es crucial para cualquier negocio, ya que esto puede influir en el éxito a largo plazo de una compañía. En Vannilo Holding te ayudamos a comprender cada uno de estos términos. 

¿Qué es CAPEX?

CAPEX (Capital Expenditure) es el término utilizado para describir las inversiones de capital que realiza una empresa en activos a largo plazo (edificios, maquinarias, equipos, vehículos, tecnología, entre otros). Son los gastos que se hacen para adquirir, mejorar o mantener los activos que serán utilizados para generar ingresos a largo plazo y que se medirán con las herramientas Unit Economics

La inversión de CAPEX se realiza con el objetivo de mejorar la capacidad de producción, aumentar la eficiencia, o expandir las operaciones. Esto puede resultar en mayores beneficios en el futuro. La inversión también se puede depreciar a lo largo del tiempo para reflejar su uso y desgaste en los estados financieros de la empresa.

¿Qué es OPEX?

OPEX (Operational Expenditure) se refiere a los gastos recurrentes y operativos que una empresa incurre en su día a día para mantener sus operaciones en funcionamiento. Estos gastos incluyen salarios, alquileres, servicios públicos, mantenimiento, suministros, publicidad, entre otros.

A diferencia de CAPEX, los gastos de OPEX no se destinan a la adquisición de activos fijos a largo plazo. Están diseñados para mantener y sostener el funcionamiento diario de una empresa. Estos son necesarios para garantizar la continuidad de las operaciones comerciales, la prestación de servicios y la entrega de productos.

La gestión adecuada de los gastos de OPEX es fundamental para el éxito de una empresa y dependerá de tu modelo de negocio. Un control cuidadoso puede permitir una mejor reducción de recursos, aumentar la rentabilidad y mejorar la eficiencia operativa. 

carpex y opex

¿Cómo se calcula el CAPEX?

El cálculo de CAPEX implica determinar el gasto de adquisición o mejora de los activos a largo plazo que se espera que generen beneficios durante varios años. A continuación, te presentamos una fórmula simple para su cálculo:

  • CAPEX = Coste total de los activos fijos adquiridos o mejorados durante un período específico – Valor residual de los activos existentes

El coste total de los activos fijos adquiridos o mejorados incluye todos los gastos necesarios para obtener y poner en funcionamiento los activos (el precio de compra, los impuestos, los gastos de envío e instalación, entre otros). El valor residual se refiere al valor estimado de los activos al final de su vida útil.

Es importante tener en cuenta que este cálculo puede variar significativamente, todo depende de la industria y el tipo de activos en cuestión. Además, también puede verse afectado por factores externos, como la inflación o cambios en las leyes fiscales.

¿Cómo se calcula el OPEX?

El cálculo de OPEX implica añadir todos los gastos recurrentes y operativos para mantener las operaciones diarias de una empresa durante un período específico. A continuación, te presentamos una fórmula simple para calcular el OPEX:

  • OPEX = Gastos totales operativos durante un período específico.

Los gastos operativos pueden incluir salarios, alquileres, servicios públicos, suministros, publicidad, entre otros. Además, algunos gastos operativos pueden ser amortizados a lo largo del tiempo para reflejar su uso y desgastarse en los estados financieros de la empresa. 

Por ejemplo, el coste de los suministros puede ser amortizado durante el período en que se utilizan para producir bienes o servicios.

¿Cuál es más adecuado para ti?

La elección entre CAPEX y OPEX depende de la naturaleza y las necesidades del negocio o proyecto específico. 

En general, si un negocio o proyecto necesita invertir en activos físicos a largo plazo, la primera es la opción adecuada. Si el negocio o proyecto necesita gastos recurrentes a corto plazo para mantener la operación, la segunda es la indicada. 

En muchos casos, un enfoque combinado puede ser lo mejor para satisfacer las necesidades de un negocio o proyecto en particular.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Otros artículos